Página principal

Mantenimiento de calderas de gas

La inspección de 5 años es a todo el sistema de gas de la casa: Según lo menciona la Comisión Nacional de la Energía (CNE), el servicio no lo pide el mismo usuario llamando a ningún número. Es la misma empresa prestadora del servicio la que se encargará de avisar la terminación de los 5 años y la necesidad de una nueva inspección, así:

"El distribuidor comunica a los usuarios, con una antelación mínima de CINCO DÍAS, la FECHA DE LA VISITA DE INSPECCIÓN, solicitando que se le facilite el acceso a la instalación el día indicado."

Los pormenores están consignados en el Real Decreto Ley 919/2006.

¿Hay que pagar por el servicio?: Por supuesto. Sin embargo es un pago único, módico y lo más importante es que NO es obligatorio firmar un contrato de mantenimiento de la instalación. Es aquí donde esta el negocio en el cual nos quieren embarcar las empresas distribuidoras de gas.

En conclusión:

- Debemos identificar si tenemos caldera o calentador. Si el calentador la revisión es cada 5 años.
- En el calentador hay un adhesivo o papel donde está escrita la fecha de la última revisión.
- NO es obligatorio firmar ningún contrato de mantenimiento.
- NO es obligación del usuario llamar a ningún número 902. Es la empresa la que debe llamarnos con 5 días de antelación.
- El servicio tiene un coste, pero es módico y no implica una mensualidad. Es un pago único.

Ante cualquier duda, antes de aceptar la revisión, lo mejor es ponerse en contacto con la compañía suministradora que tengamos, mirando el teléfono que aparece en los recibos que nos envían.

Mantenimiento de las calderas de gas

Controlar periódicamente la presión de la instalación en el manómetro y comprobar con la instalación fría que la presión se encuentre comprendida entre 1,2 - 1,5 bar.

No limpiar la carcasa y las partes internas de la caldera con diluyentes o disolventes, la limpieza debe ser efectuada con agua y jabón.

Para mayor confort y para un razonable uso del calor es aconsejable instalar un termostato ambiente conectado a un reloj programador para comandar los encendidos y apagados de la caldera a lo largo del día o de la semana.

Para calderas instaladas en el exterior, donde la temperatura puede descender más allá de los - 5° grados centígrados, se aconseja hacer llenar la instalación con líquido anticongelante.