Página principal

Reglamento

Partes destacables sobre el reglamento de instalaciones térmicas en edificios RITE
Boletín oficial del estado sábado 13 de abril de 2013

¿Quién puede realizar el mantenimiento?
El mantenimiento de las instalaciones de calefacción y ACS debe ser realizado por una empresa mantenedora habilitada por la Administración.

¿Quién es el responsable en el mantenimiento?

El usuario (titular de la instalación) es el responsable de que se haga el mantenimiento de la instalación y de la caldera.

¿Qué instalaciones deben tener mantenimiento?

Todas las instalaciones de potencia igual o superior a 5 Kw en las instalaciones individuales de menos de 70 Kw (prácticamente todas las domésticas individuales) es suficiente con llamar a una empresa mantenedora autorizada cada vez que corresponda realizar el mantenimiento, sin tener que formalizar un contrato de mantenimiento.

¿Cada cuánto tiempo debe hacerse el mantenimiento?

La frecuencia de las operaciones de mantenimiento establecidas y obligadas por el RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios). En calderas de gas o gasóleo deberá hacerse cada año.
En cualquiera de los casos, el control del sistema es un punto muy importante a tener en cuenta y además de proporcionar el mayor confort posible puede gestionar los generadores, temperaturas de agua y horarios para que el sistema funcione de forma eficaz y se consigan ahorros considerables.

Es obligado por normativa (RITE) utilizar sistemas que permitan tener temperaturas diferenciadas en cada estancia, exceptuando baños, pasillos y cocina (por ejemplo…), válvulas termostáticas en radiadores o actuadores en el suelo radiante). A su vez, se recomienda la utilización de un termosta-to-programador horario en la habitación más desfavorable. Esta es una solución relativamente económica que permite obtener muy buen confort ya que cada estancia está a la temperatura deseada sin derroches por desocupación o exceso de temperatura donde no se necesita.

Temperatura de caldera o de calefacción

En instalaciones con radiadores, la temperatura adecuada de ajuste sería 70 °C pues aporta: Menor consumo al reducir las pérdidas de energía. Los radiadores serán focos de calor más tenues que proporcionarán más confort. Menos suciedad en la pared. Las manchas negras que se ven en la pared por encima de los radiadores se producen cuando los radiadores están a más de 70 °C.

En instalaciones con suelo radiante la temperatura máxima de ajuste debe estar en torno a los 50 °C.

Temperatura de ambiente

Se ajusta en el termostato de ambiente y su valor debería estar entre 20 y 21 °C durante el tiempo en que estemos en casa haciendo las actividades diarias. Es la llamada temperatura ambiente confort.

Cada grado de más que pidamos en ambiente supone aproximadamente un 7% más de combustible.

Ajustar valores de temperatura ambiente por encima de 23 °C puede reducir la humedad del ambiente y generar falta de confort por exceso de calor.

Para dormir, la temperatura adecuada es inferior a la ambiente diurna y estará entre 17 y 18 °C. Es la llamada temperatura ambiente reducida o económica.

Además de reducir el consumo permite un sueño de mayor calidad que ayuda a un mejor descanso.

Temperatura de agua caliente sanitaria

Hay que distinguir si el sistema de producción de agua caliente sanitaria es mixto instantáneo o por acumulación.

La temperatura recomendada está entre 55 y 60 °C, aunque luego se consuma a 40 °C. Es recomendable el uso de grifería termostática. En el caso de haber recirculación de ACS ésta deberá estar controlada.

Requisitos mínimos de Rendimiento Energético de los generadores de calor.
Queda prohibida la instalación de calderas de las características siguientes, a partir de las fechas que se indican a continuación:
- Calderas de tipo atmosférico a partir del 1 de Enero de 2010.
- Calderas de una estrella a partir del 1 de Enero de 2010.
- Calderas de dos estrellas a partir del 1 de Enero de 2012.

Resumen RITE (Reglamento Instalaciones Térmicas en los Edificios)

Chimeneas:

Nueva construcción:
- En los edificios que se prevea una instalación térmica, la evacuación de los conductos de la combustión del generador se realizará por un conducto a cubierta del edificio. En los edificios donde no se prevea una instalación térmica central ni individual, se dispondrá de una preinstalación para la evacuación individualizada de los productos de la combustión, mediante un conducto que desemboque a cubierta y que permita conectar en su caso calderas de cámara de combustión estanca tipo (C).

Reforma cambiando generador:
- Si se dispone de conducto de humos a cubierta adecuado al nuevo generador, debe usarse este conducto.
- En las instalaciones térmicas existentes que se reformen cambiándose sus generadores que no dispongan de conducto de evacuación a cubierta o éste no sea adecuado al nuevo generador objeto de reforma, hay que hacer un nuevo conducto que desemboque a cubierta.

Excepciones:
- Se permite salida directa a fachada o patio de ventilación si es vivienda unifamiliar.
- Un edificio existente sin conducto adecuado y se quiere mantener una salida a fachada (para caldera individual) habrá que sustituir la caldera por una de Clase 5 NOx (Caldera de bajo NOx o Caldera de Condensación).

El artículo 2 queda redactado del siguiente modo:
«Artículo 2. Ámbito de aplicación.
1. A efectos de la aplicación del RITE se considerarán como instalaciones térmicas las instalaciones fijas de climatización (calefacción, refrigeración y ventilación) y de producción de agua caliente sanitaria, destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene de las personas.
2. El RITE se aplicará a las instalaciones térmicas en los edificios de nueva construcción y a las instalaciones térmicas que se reformen en los edificios existentes, exclusivamente en lo que a la parte reformada se refiere, así como en lo relativo al mantenimiento, uso e inspección de todas las instalaciones térmicas, con las limitaciones que en el mismo se determinan.
3. Se entenderá por reforma de una instalación térmica todo cambio que se efectúe en ella y que suponga una modificación del proyecto o memoria técnica con el que fue ejecutada y registrada. En tal sentido, se consideran reformas las que estén comprendidas en alguno de los siguientes casos:
a) La incorporación de nuevos subsistemas de climatización o de producción de agua caliente sanitaria o la modificación de los existentes.
b) La sustitución de un generador de calor o frío por otro de diferentes características.
c) La ampliación del número de equipos generadores de calor o frío.
d) El cambio del tipo de energía utilizada o la incorporación de energías renovables.
e) El cambio de uso previsto del edificio.
4. También se considerará reforma, a efectos de aplicación del RITE, la sustitución o reposición de un generador de calor o frío por otro de similares características, aunque ello no suponga una modificación del proyecto o memoria técnica.
5. Con independencia de que un cambio efectuado en una instalación térmica sea considerado o no reforma de acuerdo con lo dispuesto en el apartado anterior, todos los productos que se incorporen a la misma deberán cumplir los requisitos relativos a las condiciones de los equipos y materiales en el artículo 18 de este Reglamento.
6. No será de aplicación el RITE a las instalaciones térmicas de procesos industriales, agrícolas o de otro tipo, en la parte que no esté destinada a atender la demanda de bienestar térmico e higiene de las personas.»

El apartado 1 del artículo 18 queda redactado del siguiente modo:
«1. Los equipos y materiales cumplirán todas las normas vigentes y que les sean de aplicación, debiendo los que se incorporen con carácter permanente a los edificios, en función de su uso previsto, llevar el marcado CE, siempre que se haya establecido su entrada en vigor, de conformidad con la normativa vigente.

Todos los productos deberán cumplir los requisitos establecidos en las medidas de ejecución que les resulten de aplicación de acuerdo con lo dispuesto en el Real Decreto 187/2011, de 18 de febrero, relativo al establecimiento de requisitos de diseño ecológico aplicables a los productos relacionados con la energía.»


Se añade un nuevo apartado 11 al artículo 24 con la siguiente redacción:
«11. No será necesario el registro previsto en el apartado 1 de este artículo en caso de sustitución o reposición de equipos de generación de calor o frío cuando se trate de generadores de potencia útil nominal menor o igual que 70 Kw, siempre que la variación de la potencia útil nominal del generador no supere el 25 por ciento respecto de la potencia útil nominal del generador sustituido ni la potencia útil nominal del generador instalado supere los 70 Kw . El titular o usuario de la instalación deberá conservar la documentación de la reforma de acuerdo con lo establecido en el artículo 25.5.c). Dicha documentación comprenderá como mínimo la factura de adquisición del generador y de su instalación, salvo que concurran otros reglamentos de seguridad industrial que requieran certificación de la actuación, en cuyo caso bastará la certificación exigida por tales reglamentos.»

El apartado 5 del artículo 25 queda redactado del siguiente modo:
«5. El titular de la instalación será responsable de que se realicen las siguientes acciones:
a) El mantenimiento de la instalación térmica por una empresa mantenedora habilitada.
b) Las inspecciones obligatorias.
c) La conservación de la documentación de todas las actuaciones, ya sean de mantenimiento, reparación, reforma o inspecciones realizadas en la instalación térmica o sus equipos, consignándolas en el Libro del Edificio, cuando el mismo exista.»

El artículo 37 queda redactado del siguiente modo:
«Artículo 37. Requisitos para el ejercicio de la actividad.
Para el ejercicio de la actividad profesional de instalador o de mantenedor, las empresas deberán cumplir los siguientes requisitos y disponer de la documentación que así lo acredita:
a) Disponer de la documentación que identifique al prestador, que en el caso de persona jurídica, deberá estar constituida legalmente e incluir en su objeto social las actividades de montaje y reparación de instalaciones térmicas en edificios y/o de mantenimiento y reparación de instalaciones térmicas en edificios.
b) Estar dados de alta en el correspondiente régimen de la Seguridad Social y al corriente en el cumplimiento de las obligaciones del sistema. En caso de personas físicas extranjeras no comunitarias, el cumplimiento de las previsiones establecidas en la normativa española vigente en materia de extranjería e inmigración.
c) Tener suscrito un seguro de responsabilidad civil profesional u otra garantía equivalente que cubra los daños que puedan derivarse de sus actuaciones, por una cuantía mínima de 300.000 euros.
d) disponibilidad, como mínimo, de un operario en plantilla con carné profesional de instalaciones térmicas de edificios.