Página principal

Tubería de cobre

¿Por qué utilizar cobre para el agua potable?

Las tuberías de cobre ayudan a proteger la salubridad del agua que sale del grifo. El cobre puede inhibir el crecimiento de microorganismos patógenos presentes en el agua como la Legionella, haciendo que tu hogar sea un poco más seguro y confortable.

Esencial para la vida

Calefacción y fontanería Ferrol - Tubo de cobreComo elemento de origen natural, el cobre está presente, en diversas formas y concentraciones, en la corteza terrestre, los océanos, lagos y ríos. La vida animal, vegetal y humana ha evolucionado con esta presencia natural y de hecho, la mayoría de los organismos presentan mecanismos internos de absorción de cobre para utilizarlo.

Protección de la salud.Respecto a su capacidad para evitar el desarrollo de gérmenes, el cobre minimiza las posibilidades de aparición de legionela y no produce la migración al agua de sustancias nocivas. El Real Decreto 140/2003, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano, obliga a que el contenido máximo legal de que cobre en el agua que sale del grifo sea de 2 mg/l, la cantidad de cobre que se recomienda consumir a diario.

La absorción del cobre

Los seres humanos y los animales obtienen el cobre de una variedad de fuentes. Como elemento natural, está presente en muchos de los alimentos que comemos y en el agua que bebemos. El sistema digestivo del cuerpo asimila la cantidad necesaria para mantener una buena salud a través de un sistema efectivo de absorción, la homeostasis. El exceso de cobre se excreta.

Es un material totalmente natural, no hay sorpresas con el cobre: no contiene aditivos, ni compuestos orgánicos volátiles, ni otras sustancias artificiales que pueden migrar al agua de consumo humano.

El cobre es también un oligoelemento esencial para gozar de buena salud. todas las personas necesitamos ingerir diariamente pequeñas cantidades de cobre que podemos obtener de una gran variedad de alimentos como la leche, el pan, el chocolate o los cereales.

El cobre es higiénico

Una de las características más importantes del cobre está relacionada con la higiene y la salud. Los tubos de cobre no liberan sustancias desconocidas, ni tampoco nutrientes que bajo ciertas circunstancias, podrían promover el crecimiento de microorganismos patógenos. Es más, el cobre es un material natural de sabor neutro y no es permeable a los gases, lo que significa que los malos olores u otras influencias que pueden perturbar las características organolépticas del agua, no pueden entrar en el sistema de tuberías ni perjudicar la calidad del agua. El resultado: un agua potable de gran calidad, en cualquier momento y en toda la casa.

Natural y saludable, sin sustancias sintéticas

Los tubos y accesorios de cobre están hechos únicamente de cobre. Un producto 100% natural que se viene utilizando desde hace muchos años y que se seguirá utilizando durante muchos más; eso es el cobre. Al contrario que ciertos materiales plásticos, el cobre no contiene aditivos, ni compuestos orgánicos volátiles que pueden migrar al agua de consumo humano. El cobre es también un oligoelemento esencial para tener una buena salud. Todas las personas necesitamos ingerir diariamente pequeñas cantidades de cobre que podemos obtener a través de alimentos como la leche, las nueces, los cereales o el chocolate.

El cobre es un oligoelemento esencial para tener una buena salud. Según la Organización Mundial de la Salud, los adultos necesitamos ingerir 1,3 mg de cobre en nuestra dieta diaria. Afortunadamente lo podemos obtener de una gran variedad de alimentos como el chocolate, los frutos secos, los cereales, las legumbres o el marisco.

Como materia prima se utiliza cobre desoxidado al fósforo, Cu-DHP, con una pureza de cobre más plata del 99,90%.

El punto de fusión del cobre es de 1083.0 (+/-) 0.1ºC (1981.4 +/- 0.2ºF). Su punto de ebullición normal es de 2595ºC (4703ºF).

Superficies de cobre para eliminar microbios patógenos

Cada año cerca de 4 millones de personas en la UE desarrollan una infección nosocomial (aquella que se adquiere durante la hospitalización del paciente), de las cuales aproximadamente 37.000 mueren. Las exhaustivas pruebas en laboratorio y en entornos hospitalarios han confirmado que el cobre antimicrobiano elimina a los microbios causantes de estas infecciones y se ha demostrado que las superficies de contacto hechas de cobre antimicrobiano, pueden reducir el riesgo de que los pacientes adquieran una infección nosocomial en un 58%.

Las propiedades del material

El cobre es un metal dúctil y maleable de color rojizo. Cuando se expone al aire, se forma una fina capa protectora de óxido que impide cualquier reacción posterior. Cuando se expone a una atmósfera húmeda durante un largo periodo de tiempo, se forma una pátina verde de sales de cobre que protege el metal contra la corrosión. Junto con el aluminio, el cobre es el metal no ferroso más importante en términos de consumo. Gracias a su excelente conductividad del calor y de la electricidad, es un material esencial para los cables eléctricos.

Este documento constituye un resumen del informe original, propiedad del Centro Español de Información del Cobre (CEDIC), al cual se puede acceder bajo solicitud en caso de que se desee profundizar en aspectos concretos del mismo.

La instalación de tubo de cobre prensada supone una reducción del impacto ambiental del 59,26% en relación al sistema multicapa. La reducción para la tubería de cobre soldada es del orden del 41,71%.

Tubo de cobre.

Ventajas

  • Paredes lisas que dificultan las incrustaciones y reducen las pérdidas de presión.
  • Alta resistencia a la corrosión tanto con agua fría como caliente. El cobre se cubre de una capa fina de óxido que le sirve de protección.
  • Alta resistencia mecánica que le permite fabricar tuberías con espesores reducidos (de 1 a 2 mm según el diámetro del tubo).
  • Reciclable

El coeficiente de dilatación térmica del cobre es de 17.0 X 10-6/ºC de 20º a 100ºC.
Esto significa que un metro de tubo se alarga 1,7 mm cuando su temperatura aumenta 100ºC, por lo tanto, es necesario tomar encuenta este factor en el montaje de tuberías de cobre.

Análisis cualitativo sobre Crecimiento Bacteriano1
Resultados sobre crecimiento bacteriano conocidos después de la finalización del ACV (año 2008)2

Resultados poco concluyentes (años 2004 a 2006)
• El crecimiento bacteriano parece ser superior en los tubos de material plástico

Resultados poco concluyentes (años 2004 a 2006)
• El crecimiento bacteriano parece ser superior en los tubos de material plástico
• Especialmente durante los primeros 200 días el polietileno favorece más la formación
de la biocapa.
• En ensayos a 2 años el cobre parece limitar temporalmente el crecimiento bacteriano
• El cobre es el material más favorable a corto plazo
Resultados concluyentes (año 2008)
• Materiales ensayados: Cobre, Acero Inox., PVC y PEX-Al
• El único material de los ensayados con un comportamiento diferenciado frente a la Legionella es el Cobre.
• En el sistema de cobre fue extremadamente difícil y requirió varios intentos provocar El Cultivo Bacteriano.
• Una vez provocada la proliferación bacteriana la elevación de la temperatura a 55ºC, en los Sistemas de: Acero Inox., PVC y PEX no se obtuvo ninguna reducción significativa en el número de bacterias. Por el contrario en el sistema de tuberías de Cobre las bacterias quedan totalmente eliminadas a 55ºC
• A temperatura de 25ºC durante 100 días la Legionella sobrevive tanto en el agua como en biocapa en el caso del Acero Inox., PVC y PEX. A esta temperatura la bacteria no es detectable en el sistema Cobre.

Análisis cualitativo sobre Migración de Componentes
Orgánicos (VOC)3
Resultados (años 2002 a 2007)

• Identificados 32 componentes orgánicos migrados al agua en las tuberías de HDPE y PEX
• Algunos de estos componentes son disruptores hormonales endocrinos y otros que están prohibidos para uso en el envasado de alimentos
• Los ensayos de migración de VOC se realizaron con muestras de tubo nuevo y en ensayos estáticos de contacto con agua.
• Estas evidencias tienen rigor científico pero carecen aún de la modelización adecuada para ser considerados en el ACV