Página principal

Fontanería: el agua que bebemos

¿De dónde proviene el agua que bebemos?

Fontanería. El agua que llega a nuestros grifos y que bebemos. Ferrol 3El agua que tomamos proviene de los ríos, los lagos y de las napas subterráneas (corrientes de agua por debajo del suelo). En algunos casos, el agua se utiliza tal como se extrae y otras veces hay que limpiarla y sanearla para hacerla potable, es decir apta para el consumo humano.

Se denomina agua potable o agua para el consumo humano, al agua que puede ser consumida sin restricción debido a que, gracias a un proceso de purificación, no representa un riesgo para la salud. El término se aplica al agua que cumple con las normas de calidad promulgadas por las autoridades locales e internacionales.

Para confirmar que el agua ya es potable, debe ser inodora (sin olor), incolora (sin color) e insípida (sin sabor), además de satisfacer ciertos controles de calidad estándar.

Ciclo integral del agua

El agua contiene diversas substancias químicas y biológicas disueltas o suspendidas en ella. Desde el momento que se condensa en forma de lluvia, el agua disuelve los componentes químicos de sus alrededores, corre sobre la superficie del suelo y se filtra a través del mismo. Además el agua contiene organismos vivos que reaccionan con sus elementos físicos y químicos. Por estas razones suele ser necesario tratarla para hacerla adecuada para su uso como provisión a la población. El agua que contiene ciertas substancias químicas u organismos microscópicos puede ser perjudicial para ciertos procesos industriales, y al mismo tiempo perfectamente idónea para otros. Los microorganismos causantes de enfermedades que se transmiten por el agua la hacen peligrosa para el consumo humano. Las aguas subterráneas de áreas con piedra caliza pueden tener un alto contenido de bicarbonatos de calcio (dureza) y requieren procesos de ablandamiento previo a su uso.



Fontanería. El agua que llega a nuestros grifos y que bebemos. Ferrol 2
aqualia.es

Abastecimiento

El abastecimiento de agua potable consiste en la captación de agua bruta, su potabilización y posterior distribución para su consumo.

Para la captación se utilizan las aguas superficiales (embalses y ríos), las aguas subterráneas (pozos y manantiales) y el agua del mar y salobre. Esta captación se realiza mediante sistemas de bombeo que controlan la cantidad de agua que se suministra a la planta. En la zona de captación se instala un equipo de desbaste de residuos y vegetación. Posteriormente se le aplica un tratamiento más o menos complejo según la calidad del agua en su origen. Este proceso se realiza en las estaciones de tratamiento de agua potable (ETAP).

Etapa 1. Cámara de mezcla.
Está compuesta por un tanque donde el agua bruta se mezcla con reactivos químicos mediante un equipo mecánico o batidor. El primer reactivo es el “Ajustador” de pH. La dosis de éste dependerá de la acidez y la mineralización del agua a tratar.
Seguidamente se le añadirá “Oxidante” que actúa sobre los compuestos presentes en el agua, ayudando de esta forma a la eliminación de microorganismos nocivos para las personas. Como oxidantes se utilizan actualmente el ozono, el permanganato potásico y el cloro.
Por último se le añade “Coagulante”, que provoca que se desestabilice el estado de suspensión de los sólidos contenidos en el agua natural y comiencen a aglomerarse. También ayuda a inhibir ciertos compuestos orgánicos. Los principales coagulantes utilizados son: sulfato de aluminio, cloruro férrico, y policloruro de aluminio.

Etapa 2. Cámara de floculación
Al inicio de esta etapa, se añade un reactivo conocido como floculante o polímero auxiliar para ayudar a la formación de partículas de mayor tamaño y peso, lo que aumenta el rendimiento de la eliminación de sólidos.
Inmediatamente después, el agua circulará por varios tanques en serie donde se acelera la aglomeración de partículas, consiguiendo de esta forma que alcancen una densidad mayor que el agua mediante la ayuda de paletas mecánicas.

Etapa 3. Decantadores
En este proceso, a través una serie de tanques en los cuales las partículas sedimentan por acción de la gravedad, se consigue la separación de la mayor parte de los componentes orgánicos, metálicos y sólidos suspendidos en el agua.

Etapa 4. Filtros
Fase en la que se realiza un tratamiento de afino, eliminando las partículas de menor peso y tamaño que no fueron desechadas anteriormente.
Se compone de una serie de cámaras que contienen el material filtrante a través del cual va a pasar el agua. Este material está compuesto de arena, cuya granulometría está definida acorde a la calidad del agua a tratar. Según la calidad del agua bruta, la etapa de filtración sobre arena se puede complementar con una filtración sobre carbón activado, para eliminar pesticidas, sabores y olores.

Etapa 5. Desinfección
Después de la etapa de filtración se añade un desinfectante al agua, asegurando de esta forma su calidad microbiológica y convirtiéndola en agua apta para el consumo.

Almacenamiento de agua potable

Una vez producida, el agua potable se almacena en depósitos para garantizar el suministro a los usuarios, independientemente de la capacidad de producción y de la demanda de los consumidores. Los depósitos permiten así regular y adecuar los volúmenes de agua disponibles.

Por regla general, los depósitos están ubicados en puntos elevados, lo que permite su distribución por gravedad sin tener que recurrir al bombeo.

Depuración

Las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) juegan un papel fundamental en el ciclo del agua. En ellas se procesa y recicla el agua antes de retornarla al medio natural receptor, lo que contribuye notablemente a la preservación de los recursos naturales.

La construcción, operación y mantenimiento de estas estaciones es algo complejo y muy costoso, pero las empresas responsables de la gestión integral del agua son muy conscientes de que la calidad de nuestro medio ambiente depende de ello.

Las EDAR permiten eliminar las contaminaciones físico-químicas y biológicas, su clasificación depende de los procesos que utilizan, pudiendo ser de tratamiento primario, secundario y terciario.

El proceso de eliminación de la contaminación en las EDAR con tratamiento primario, se fundamenta básicamente en la sedimentación. En el secundario, además del proceso anterior, añaden una etapa biológica. Y por último, en el terciario interviene también un proceso complementario de filtrado y desinfección junto a la decantación secundaria, que mejora la calidad del agua de salida, pudiendo reutilizarla en el riego de parques y jardines.

Etapa 1. Desbaste de sólidos
En esta etapa el agua pasa en primer lugar por unas “Rejas de gruesos” en las cuales se eliminan materias sólidas grandes tales como: palos, maderas, etc. Seguidamente, llega a unas “Rejas de finos” que, como su propio nombre indica, no permiten el paso de sólidos y desechos de menor tamaño, tales como: telas, papel, madera, etc.

Etapa 2. Desarenado/desengrasado
En esta fase, el agua pasará por dos tipos de máquinas, los “desarenadores”, que eliminarán las arenas y sólidos pesados, y los “desengrasadores”, que borrarán cualquier tipo de grasas y flotantes existentes en el agua.

Etapa 3. Decantación primaria
En términos generales, la decantación permite eliminar la materia en suspensión. Este proceso se compone de tanques de sedimentación donde la reducida velocidad de desplazamiento del agua permite que la materia en suspensión sedimente por acción de la gravedad. El fango generado se elimina desde el fondo del decantador. Igualmente, se recoge la espuma y flotantes de la superficie.

Etapa 4. Tratamiento secundario (o biológico)
El tratamiento biológico tiene como objetivo eliminar la contaminación orgánica de las aguas residuales.
Este proceso se desarrolla en tanques aireados donde se forma un fango activado con microorganismos que asimilan la materia orgánica biodegradable. El fango así formado queda en la superficie.

Etapa 5. Clarificación o decantación secundaria
La clarificación consiste en una decantación secundaria cuya misión es separar el fango activado del agua.

Etapa 6. Tratamiento terciario
Si el agua tratada se incorpora a un cauce receptor catalogado como sensible y/o protegido, o va a ser reutilizada con fines agrícolas (riego), se procede a un tratamiento de afino, filtrándola y desinfectándola.

Etapa 7. Tratamiento del fango
El fango es el subproducto de la depuración de las aguas residuales. Se genera por los tratamientos primarios (fango primario) y secundario (fango biológico). El fango se deshidrata para facilitar su transporte hasta el vertedero o su transformación en abono orgánico para uso agrícola. El agua que se hierve y cuyo vapor puede recuperarse por condensación es un medio para conseguir agua pura (sin productos tóxicos, sin bacterias o virus, sin depósitos o partículas). En la práctica, fuera del laboratorio, el resultado no es seguro. El agua obtenida por este medio se denomina agua destilada, y aunque no contiene impurezas, tampoco contiene sales y minerales esenciales para la vida. En cualquier caso, el cuerpo no obtiene estas sales y minerales del agua, sino de los alimentos, por lo que su consumo no causa problema de salud alguno, si efectivamente se trata de agua destilada.

Información básica del agua subterránea

¿Cómo obtenemos el agua subterránea?

La mayoría del agua subterránea es extraída a la superficie a través del bombeo del pozo. Existen diferentes tipos de pozos: pozos de abastecimiento públicos, pozos para irrigación, pozos de abastecimiento agrícola, pozos de
monitoreo y pozos domésticos. Los pozos artesianos fluyen sin bombeo.

¿Qué se encuentra en el agua subterránea?

La calidad del agua subterránea está relacionada a varios factores, tales como la geología, el clima y el uso del suelo. Muchos químicos se encuentran en forma natural en las aguas subterráneas, debido a la disolución de las rocas, o por la degradación de plantas y suelo. El agua del pozo puede contaminarse. Las actividades antropogénicas pueden incrementar la concentración de substancias que se encuentran en forma natural, como las sales, minerales y nitratos. Una construcción pobre o la localización del pozo cerca de una fuente contaminante, puede afectar la calidad del agua. Los dueños de los pozos domésticos son los responsables de monitorear su agua y asegurarse de su calidad.

Otros compuestos, como los plaguicidas y compuestos orgánicos volátiles (VOC’s) no se encuentran en forma natural en el medio ambiente. Estas substancias pueden entrar en contacto con el agua subterránea a través de derrames, procesos de irrigación, percolación de aguas residuales, sistemas sépticos, corrales para animales, filtración de tanques de depósitos subterráneos (que generalmente incluyen gasolina), y otras fuentes.

Los pozos pueden ser perforados a diferentes profundidades, y pueden ser afectados por diferentes fuentes de contaminación, como se ilustra en esta figura.

· A: Pozos someros o poco profundos, capturan el agua de acuiferos cercanos al agua superficial. Algunos pozos domésticos son poco profundos.
· B: Pozos intermedios, pueden obtener agua de acuiferos profundos o someros.Pueden ser pozos domésticos, agrícolas o industriales.
· C: Pozos profundos provenientes de acuiferos profundos, estos incluyen pozos de abastecimiento público, agrícola e industrial.

Fontanería. El agua que llega a nuestros grifos y que bebemos. Ferrol


Ver más: Substancias contaminantes del agua